Cuidar de una persona con Alzheimer  supone una gran carga. Seremos mejores cuidadores si también nos

cuidamos a nosotros mismos.

CONSEJOS

 En nuestra sociedad, el aumento de la esperanza de vida es un logro relevante: vivimos más y mejor. 
 
    Pero la vida es como es, y hay muchas cosas que pueden cambiar nuestra situación familiar, nuestro equilibrio, nuestro día a día. Una de ellas es que, inesperadamente, nos comuniquen que alguien muy cercano a nosotros sufre la enfermedad de Alzheimer.

    Porque, como todos sabemos, se trata de una enfermedad que afecta al cerebro y que hace que el enfermo, con el tiempo, pierda su autonomía y pase a depender de otros.

    Cuidar una persona con Alzheimer supone asumir una carga muy importante, que se hará más llevadera en la medida en que sepamos a qué atenernos desde el primer momento. Tenemos que ser conscientes de que seremos mejores cuidadores si también nos cuidamos a nosotros mismos y no lo sacrificamos absolutamente todo por el enfermo.

    Debemos intentar que la tarea de cuidar no afecte en exceso a nuestra relaciones familiares y sociales, a nuestro trabajo y a nuestra propia salud. Por eso debemos dejarnos ayudar. Y es importante que, desde el principio, busquemos apoyo profesional y encontraremos personas con quien compartir nuestra experiencia en alguna de las múltiples organizaciones de cuidadores y familiares que existen en nuestro país.

    En ningún caso debemos sentirnos culpables si , además de cuidar a un enfermo, reservamos un tiempo para nosotros y el resto de nuestra familia.

Consejos para el cuidador


Aprenda a valorar su nivel de estrés con relación a los cuidados que exige la enfermedad.
 
Pida ayuda y colaboración: hay asociaciones como la nuestra y entidades que pueden ayudarle
This site was designed with the
.com
website builder. Create your website today.
Start Now