1. FOMENTO DE AUTONOMÍA

   

Permita que el enfermo haga las cosas por si mismo y mantenga su independencia en la medida de lo posibles. Tal vez pensemos que resulte más útil ocuparnos nosotros mismos de las tareas más básicas. Sin embargo es fundamental que permitamos colaborar al enfermo para que mantenga su dignidad y su autoestima. Hágale sentirle útil y necesario.


1.1. Procure que colabore, que se mantenga activo

 

· Tenga en cuenta las preferencias de la persona a la que cuida. 

· Dale la oportunidad de ejercitar sus capacidades. Y, dentro de sus posibilidades, permítale participar de la        en la vida diaria. Se sentirá útil y feliz al colaborar, por ejemplo, en tareas tales como barrer o quitar el polvo

 

· Presten atención a sus capacidades, permítale actuar, pero sin dejar de supervisarle: 
 -- Antes de hacer una actividad con el enfermo, piense en las consecuencias que puede             tener esa actividad, para él y para usted.
 -- Prepare las situaciones para facilitar su autonomía. Propóngale tareas simples, que pueda        hacer por sí mismo (lavarse, peinarse, bañarse...).
 -- Establezca rutinas fijas: eso le ayudará a recordarlas mejor.

 -- Evite cambios y sorpresas. Fomente el orden. Y cuando deba introducir cambios, hágalos          paulatinamente.

· Sea persistente, pero también realista con sus expectativas.

· Anímele hacer algún tipo de ejercicio.


1.2. Mantenga una actitud positiva frente a las tareas.

· No juzgue la calidad de lo que ha realizado, sino su participación. De lo contrario, puede sentirse incompetente    o pensar que es una carga para los demás.
 
· No se enfade si hace algo mal o si no logra hacerlo.

· Alabe cualquier participación y colaboración.

· Dele confianza para transmitirle seguridad:
     -- Proponga la actividad como un reto positivo, fácil de superar.
     -- Comente lo que van a hacer antes de empezar la actividad (una receta de cocina, cuidar las            plantas, ordenar un cajón, etc.). Explíquele en cada momento lo que están haciendo, cómo              avanzan, qué resultados obtienen.
     -- Responda con frases que demuestren confianza y seguridad ("Así", Muy bien"...).
     -- Use expresiones de refuerzo como "Perfecto" o "Gracias", para conseguir que mantenga su               autonomía.
     -- Ayúdele en lo que no pueda hacer y permita que haga solo lo que le resulte más sencillo.


   

1.3. La autonomía es compatible con la seguridad

· La seguridad de la persona enferma nos puede llevar a hacer por ella determinadas tareas que podría resolver sin dificultad. Piense que su autonomía es tan importante como su seguridad y que les beneficia a los dos.
     -- Asegúrese de que el ambiente es lo más seguro posible para que usted no deba estar atento          en todo.
        momento.

· Procure que el paciente se sienta tranquilo:
     -- Evite los ruidos.
     -- Procure que no haya elementos demasiado estimulantes.


1.4. Consejos para la orientación que facilitan las tareas diarias

· Distribuya calendarios y relojes por la casa para que sepa en todo momento qué día y qué hora       es.


· Una pizarra ubicada en un lugar visible puede serle muy útil para anotar la fecha, el lugar y la lista   de actividades.


· Coloque carteles y dibujos orientativos por toda la casa.


· Coloque líneas reflectántes en trayectos nocturnos, por ejemplo, de la cama al WC.


· Retire los espejos. La persona con Alzheimer puede percibir su propia imagen reflejada como         algo extraño y amenazante

This site was designed with the
.com
website builder. Create your website today.
Start Now