2. MEJORA DE LA COMUNICACIÓN

    La comunicación con los pacientes puede requerir tiempo, paciencia y mucha atención, pero es sumamente importante.

2.1. Las palabras no dicen todo: mire más allá.

· Esté atento a los mensajes no verbales del enfermo: aprenda a comprender qué transmiten las         expresiones de su cara o sus gestos. Y procure ser especialmente expresivo con sus propios           gestos para mejorar así la comunicación y el entendimiento mutuos.

· Observe las emociones y los sentimiento: La persona con Alzheimer puede perder habilidades (la   orientación, la atención, la percepción, la memoria, la lengua y el cálculo), pero no sus emociones.
   Aunque se muestre desorientado, mantiene la capacidad de alegrarse, entristecerse, enfadarse...

· Esta capacidad para sentir y expresar emociones permanece casi intacta hasta fases muy               avanzadas de la enfermedad. Recuérdelo.
     -- Intente conocer su estado de ánimo a través de sus expresiones.
     -- Refleje en sus expresiones faciales su estado emocional, para enviar el mensaje de que                    comprende
         cómo se siento él. sonría cuando sonríe o muestre tristeza cuando corresponda.
     -- Ofrezca un trato amable, de respeto activo, con empatía, que facilite sus relaciones.

 


    2.2. Se paciente: sin prisas, todo irá mejor

 

· La persona con Alzheimer necesita más tiempo para seleccionar lo que quiere decir y cómo             decirlo.

· Por su parte, dele el tiempo necesario para que le comprenda y, si es necesario, repítale la                pregunta o el comentario que quiere hacerle. Y por supuesto, dele tiempo para que responda.          Esto facilitará el éxito de la comunicación entre ustedes.